Escribe para ver los productos que buscas
  • Menu Menu
  • Categories Categories
Menú
close
Escribe para ver los productos que buscas
0 item(s) / $ 0.00

AJ Ana Juliana Interiorismo

Como el mangle, con un pie en la tierra y otro en el agua, buscando un recorrido interno del estrés a la relajación total.
El Spa OKOM, ubicado en el hotel REEF 28 en Playa del Carmen, Quintana Roo se conforma por varias áreas: recepción, baños, vestidores, sauna, vapor, área mani-pedi, hidroterapia, área de descanso, sala de terapeutas, tres cabinas sencillas para masajes y una cabina Golden que incluye un jacuzzi.

Partimos de una propuesta con problemas de funcionamiento por lo cual propusimos una reorganización en la que se aprovecharan más los espacios, se mejorara la relación entre ellos y permitiera crear ambientes, remates y sensaciones, siempre en busca de espacios con paz.
Al llegar cansado o estresado te recibe un pequeño vestíbulo para tu registro, un mostrador curvo suaviza el espacio y te conduce para comenzar tu recorrido. Es un espacio de bienvenida acogedor y sereno.

Pasando el vestíbulo encuentras un pasillo de transición donde un plafón formado por una lluvia de hojas simboliza el desprendimiento de los problemas del exterior y te conduce a los baños y vestidores donde encuentras lockers, regaderas y una cabina de vapor para comenzar el circuito de hidroterapia. Los espejos y lavabos de formas orgánicas contrastan con la ortogonalidad del spa. Mosaicos plateados en el baño de hombres y dorados en el de mujeres le dan a cada uno su propia personalidad.

Al salir de los baños y llegar al final del pasillo se abre el espacio descubriendo una pequeña área de relajación con tres camastros, una fosa fría y una piscina con equipo de hidroterapia con iluminación cenital y otro plafón con grandes hojas. Un muro de vegetación que pareciera salir de la piscina recubierta con venecianos verdes ayuda a absorber el ruido que ocasionan los chorros de agua. En busca de dar un ambiente fresco y más orgánico al spa se utilizan muebles y elementos decorativos de fibras, así como maceteros con plantas.

Él sauna mixto con camas individuales de madera aparece con un gran ventanal con vista a la piscina y un par de regaderas de sensaciones complementan el circuito de hidroterapia.
Antes de pasar a la cabina de masaje se llega a través de otro pasillo a una sala de descanso que se descubre detrás de una sencilla mampara de polines. Silenciosa, sobre un deck flotante de madera, al centro del espacio, rodeada por cómodos sillones de relajación se encuentra la escultura de un mangle hecho con ramas, ya sin hojas, como un homenaje a la vida con la posibilidad de revitalizarnos.

Aquí con una tenue luz, suaves aromas y música relajante esperas tu masaje.
Un trozo de piedra sale de la pared como queriendo entrar al spa, ofreciendo sobre él bebidas hidratantes y frutos secos para los visitantes.
Al llegar a tu cabina encuentras un espacio callado, con una o dos paredes recubiertas de polines de madera que dan calidez y abrigo al mismo tiempo que aíslan del ruido de zonas contiguas del hotel. Allí el masaje es el protagonista rodeado de una tenue música y un fresco aroma.
Al salir, el mismo pasillo que te trajo, lleno de hojas, te devuelve fresco, renovado para volver a comenzar.

     

     

     

Scroll To Top

#title#

#price#
×