Escribe para ver los productos que buscas
  • Menu Menu
  • Categories Categories
Menú
close
Escribe para ver los productos que buscas
0 item(s) / $ 0.00

AJ Ana Juliana Interiorismo

Salir de la rutina, viajar a la playa, tomar un respiro, sumergirse en el mar. Olvidarse de todo y dejarse llevar. El interiorismo del Spa Zazil, ubicado en el hotel Westin Cozumel está inspirado en la experiencia del buceo, una de las actividades recreativas más atractivas de la ciudad de Cozumel.
El reto de este proyecto consistió en desarrollarse dentro de un área reducida , donde también se propuso la redistribución de algunas actividades para mejor funcionalidad, adaptándose de manera más adecuada a las necesidades de los usuarios dentro de las limitantes espaciales y constructivas del edificio, como la falta de luz natural en la mayor parte del área destinada al spa, donde se le dio cabida a una propuesta de iluminación particular que recreara el efecto de la luz bajo el mar, aprovechando la oscuridad y utilizando esta deficiencia como una oportunidad. El proyecto del spa se conforma por vestidores, módulos de inodoros, regaderas, vapor, sauna, un área de descanso e hidroterapia, área de manicure y pedicure, 3 cabinas de masajes corporales individuales con terrazas hacia al mar, y una cabina de masaje Golden con jacuzzi propio.

Te recibe una pequeña recepción con muebles curvos, suaves, de colores frescos con toques naturales iluminado por una gran lámpara orgánica central. Te comunica con el gimnasio y con una pequeña sala para dar servicio de pedicure y manicure, en la cual se diseñaron los muebles a medida para mayor aprovechamiento del espacio, donde el amarillo de la vegetación exterior se mete al interior en algunos detalles del mobiliario y de la vegetación, dándole un toque alegre al lugar.

Pasando la recepción el recorrido inicia con el pasillo principal que conecta a la mayoría de las áreas entre sí. Esta circulación se caracteriza por ser un área estrecha y sin ventanas que le provean de iluminación natural, por lo que se propuso un falso plafón con ondulaciones, elaborado de polines de madera, para darle movimiento y suavidad a la rigidez del pasillo, agregando lámparas que proyectan un juego de luz que pinta los muros para lograr el efecto de movimiento bajo un muelle bajo el mar.

Los vestidores se encuentran amuebladas con bancas y lockers diseñados en madera, que además de resguardar pertenencias también asiste a los clientes de toallas y batas de baño. Los módulos de regaderas son cabinas divididas con mamparas de cristal templado, donde el diseño de la película esmerilada asemeja la vegetación marina que se integra al concepto del proyecto. La cancelería de cristal también divide los espacios destinados a las cámaras de sauna y vapor, para proporcionar una sensación más ligera dentro de un espacio reducido. Otros elementos destacables, son las mamparas que separan los baños de hidroterapia elaboradas con delgadas cartelas de madera instaladas a diferentes alturas del piso que parecieran flotar para crear una sensación de conexión espacial y aumentar virtualmente las áreas entre sí.

El área de hidroterapia es un gran salón rectangular que se encuentra acondicionado con un jacuzzi, una pileta polar y un espacio para reposo amueblado con camastros. Esta sala se caracteriza por poseer un juego de escalonamientos ondulados, dotando movimiento y suavidad al sitio como las ondas que dibuja el agua sobre la arena bajo el mar. A falta de iluminación natural se aprovecha la oscuridad para crear un ambiente de relajación estimulado por la iluminación que proyecta texturas que parecen solo reflejos.

El usuario pasa a una zona de descanso, equipada con cinco divanes acojinados, donde el elemento protagónico es un mural elaborado por un conjunto de lámparas arbotantes que proyectan un juego de luz tenue y cálida, Para compensar la ligereza del mural de lámparas arbotantes, el interiorismo es complementado con un plafón de poca altura, fabricado de madera, el cual cubre y abriga al visitante. El toque de color es proporcionado por los cojines decorativos en varias gamas de azul y verde turquesa para dar un movimiento ondulante al lugar.

Ubicamos Tres cabinas de masajes individuales y una cabina Golden para parejas aprovechando la vista al mar, donde cada cabina posee el nombre de un arrecife importante de la isla de Cozumel: Chankanaab, Santa Rosa, Palancar y Paraíso. Los accesorios decorativos, como los cuadros que representan corales, son piezas que personalizan los espacios gracias a los colores propuestos en cada uno. En cada cabina, sobre el mueble de apoyo, un espejo redondo colgado a una cuerda se integra al concepto marítimo de la propuesta del diseño.

Para extender el área reducida de las cabinas de masajes, se optó por aprovechar la azotea y abrir un acceso en cada cabina para dotarla de su propia terraza, donde culmine la experiencia de relajación previamente transitada, y así poder contemplar del azul turquesa de las playas de Cozumel mientras se disfruta de un ritual de masaje de pies. Estas terrazas apergoladas se pintan con las sombras que proyecta la luz del sol, están divididas con cartelas de madera y acondicionadas con sillones individuales. En la Golden propusimos una tina de relajamiento para dos. El “SPA ZAZIL” es una excursión hacia el interior de uno mismo para descubrir la armonía de nuestros sentidos a través del efecto relajado que produce bucear bajo las aguas del mar.

 

    

      

Scroll To Top

#title#

#price#
×